El CERMI contra el Coronavirus por la Discapacidad

Desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) reivindica a las competencias públicas más protección a las personas con discapacidad y sus familiares en las medidas que se determinen contra los efectos de la pandemia de Coronavirus, por la necesidad que este sector de la sociedad presenta.

El CERMI advierte que si la comunicación no es universalmente accesible, los mensajes de salud pública no están llegando a toda la ciudadanía en una situación de emergencia nacional, con lo que se perjudica a las personas con discapacidad. Esta entidad aboga en garantizar la accesibilidad a los contenidos informativos y comunicacionalesque las autoridades públicas están dirigiendo a la población general sobre el Coronavirus.

El movimiento de la Discapacidad exige que la financiación de la Administración pública continúe para evitar la quiebra económica sobre las entidades que gestionan los servicios sociales de atención a personas, mientras dure las clausuras, cierres y suspensiones de esos servicios.

El CERMI también pide que se incremente un 25% para los progenitores que tengan hijos con una discapacidad reconocida, por el mayor coste que supone la atención a las situaciones de discapacidad, con una loable prestación transitoria de Seguridad Social mientras que colegios o centros de atención social permanezcan cerrados.

En relación con esta prestación, al comité no le basta que la prestación solamente sea destinada a cierres de colegios, también de centros de servicios sociales (servicios de atención temprana, centros ocupacionales, centros de día, etc.), pues muchas personas con discapacidad reciben asistencia en esa clase de recursos, que deben tener la consideración asimilada a centros lectivo.

Para los centros especiales de empleo de iniciativa social cerrados por el Coronavirus,el CERMI plantea la subida transitoriamente de la subvención del Salario Mínimo Interprofesional por cada trabajador con discapacidad de especiales dificultades de inserción al 65 %.

En conclusión, el CERMI demanda a los poderes públicos que moderen el diálogo civil y las consultas y escucha activa con el sector social de la discapacidad en la gestión de esta crisis de salud pública, para que esta parte de la ciudadanía no quede desprotegida o en posición de mayor exposición a los efectos de la pandemia.

#QUEDATEENTUCASA

Síguenos y comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *