La Justicia en tiempos de la Covid-19

El uso de la tecnología mejora el acceso a la justicia para todos, especialmente para las mujeres en situación de violencia

La tecnología es nuestra mejor aliada. Esta es una enseñanza del covid-19 que el sistema judicial ha de aprender. El uso de las plataformas digitales permite proteger la salud de las personas y reducir el riesgo de contagio; al mismo tiempo, permite respuestas judiciales más rápidas y eficaces y este es un factor que, sin duda, ayuda a superar las crisis cíclicas que sufren las sociedades. 

Tenemos experiencia. En la crisis económica 2008 se dictaron importantes sentencias judiciales en orden a la restitución de los derechos individuales de la persona y protección de las más vulnerables. Decisiones que, sin duda, contribuyeron a fortalecer las instituciones y la confianza de la ciudadanía en la democracia. Entonces se impidieron injustos desahucios de viviendas familiares y se frenó el empobrecimiento de miles de familias por cobros abusivos de intereses bancarios. 

El uso de miedos telemáticos debe ser la regla y no la excepción en el ámbito judicial.

En esta crisis global, en la que existe riesgo real y grave para la salud de las personas, ya encontramos una enseñanza: el uso de los medios telemáticos debe ser la regla y no la excepción. Entraron en el sistema judicial de manera tímida y escasa  y así han seguido durante años. Ahora es un reto y una necesidad su efectiva implantación.  

Con ellos será más fácil adoptar decisiones rápidas en relación a despidos improcedentes, reclamaciones de cantidad, subvenciones o ayudas, que permitan aliviar la crisis económica. Pero, al mismo tiempo, se han demostrado especialmente útiles para eliminar las barreras en el acceso a la justicia, que se levantan para las personas que han quedado en situación de vulnerabilidad. Es el caso de mujeres que padecen violencia de género.  

El confinamiento ha supuesto una disminución de las denuncias y un aumento de las llamadas de auxilio al 016

La medida de “quedarse en casa” durante el Estado de Alarma ha sido eficaz frente al contagio; pero también ha confirmado algo que sabíamos, que la “casa” es lugar de peligro para estas mujeres. Según datos de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, durante el confinamiento han disminuido las denuncias en los Juzgados, pero han subido un 60% las llamadas de auxilio al teléfono 016, durante el mes de abril de este año respecto a ese mismo mes de 2019.  

Para aquellas que piden ayuda les transmitiría seguridad y sentimiento de protección saber que se utilizarán medios telemáticos para evitar riesgo de contagio del virus. Una audiencia o declaración por videollamada o por otro medio telemático, practicada con todas las garantías y con la necesaria cobertura legal, garantiza el distanciamiento personal de la denunciante y evita posibles contagios. Al mismo tiempo, y esto es decisivo,  transmite al juez o jueza los indicios necesarios para acordar una medida de protección, incluyendo la orden de alejamiento y consiguiente salida de la casa del agresor. 

El detonante de la crisis es un virus de graves consecuencias para la salud y desde el sistema judicial debemos contribuir a paliar su impacto en los derechos de las personas. La tecnología es una buena aliada para una justicia más rápida y eficaz. Nota: una orden de protección dada a tiempo puede ser la diferencia entre la vida o la muerte de la mujer que acudió al sistema judicial. 

Inmaculada Montalbán 

Magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía 

Presidenta Observatorio Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial ( 2008-2013) 

Síguenos y comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *