supervivientes

Supervivientes

El tercer sábado de noviembre, se celebra el día internacional del Superviviente del Suicidio. Este año es el 21 de noviembre. Este día siempre cae en el sábado anterior a la festividad de Thanksgiving que se celebra en Estados Unidos. En 1999, el Senador Harry Reid, quien sobrevivió a la muerte por suicidio de su padre, introdujo una resolución en el Senado de los Estados Unidos que llevó a la creación de un día Nacional para el apoyo a los Supervivientes de suicidio.

El término «supervivientes» se refiere a quienes quedan tras la muerte de un familiar o ser querido. Aquellas personas que sobreviven a quien ha fallecido por suicidio se enfrentan a otros sentimientos añadidos. En la mayoría de los casos, la culpa y el sentimiento de responsabilidad de la muerte de esa persona se unen al dolor que causa la pérdida. Al mismo tiempo, el estigma y tabú que rodea a este tipo de muerte, puede llevarlos a no reconocer o intentar ocultar cual fue la verdadera causa de la muerte.

De la misma manera, este tabú, hace que otras personas de su entorno no sepan como dirigirse a ellas, que no quieran mencionar el tema por miedo a decir algo «incorrecto» o por miedo a entrometerse. Incluso dentro de la familia, puede suceder que los miembros se culpabilicen unos a otros o se tienda a evitar el tema y no se expresen libremente los sentimientos acerca de este hecho, siendo éste un obstáculo para el proceso de duelo.  Es por ello, que los supervivientes en ocasiones, se ven de alguna manera aislados de su entorno y su duelo es distinto del de otras personas que han perdido a sus seres queridos por otras causas.

En estos casos, puede ser necesaria la asistencia de profesionales sanitarios, de atención primaria o salud mental. Estas intervenciones de postvención, tienen el objetivo de favorecer la elaboración del duelo.

Apoyo a los supervivientes

Otra de las maneras de obtener ayuda en este proceso de duelo, puede ser el unirse a grupos de apoyo de supervivientes. En ellos, la persona superviviente puede reconocer su situación en otras, encontrar un apoyo y sentirse libre para expresar sus emociones, pero también sentirse útil apoyando a quienes integran el grupo. El origen de los grupos de ayuda a dolientes por el suicidio de un familiar se remonta a los años 70 en Estados Unidos, desde entonces han surgido multitud de asociaciones y grupos de apoyo con este fin.

En nuestro país, ya desde hace varios años, han ido surgiendo diferentes asociaciones de supervivientes, que además del apoyo que prestan a las personas, visibilizan el suicidio, siendo esta una de las acciones primordiales para la prevención del mismo.

Son muchos también los supervivientes que inician una lucha para la prevención y ofrecen también recursos para que otras familias no tengan que vivir una experiencia similar. Es el caso de Dolors Lopez, superviviente y autora del libro «Te nombro» quien apunta que «la muerte de una hija es algo antinatural para una madre. Si además tu hija se ha quitado la vida, el dolor es impensable. Tu vida se rompe en ese momento y sobrevivir a ello es un esfuerzo inmenso»

Visibilización

Socialmente, es indispensable que erradiquemos ese tabú en torno al suicidio. Mediante la visibilización de este problema de salud pública, no sólo ayudaremos a su prevención, sino que de esta forma estaremos también derribando las barreras que impiden que los supervivientes puedan abiertamente superar su duelo.

La prevención, intervención y postvención en la conducta suicidia es una tarea comunitaria y transversal. Son muchas las cosas que hay que hacer y desde diferentes ámbitos:  sociedad en general, ámbito educativo, sanitario, asociaciones y medios de comunicación, entre otros. Un ejemplo de ello es el proyecto documental «La Palabra Maldita», del director Javier Álvarez Solís, que pone voz a una «realidad silenciada» para visibilizar un tema del que se evita hablar.

El suicidio sigue siendo tabú y la muerte por suicidio es algo de lo que no se habla, no se nombra, se esconde y se estigmatiza, lo que implica además un efecto negativo en los supervivientes.

Desde el  colectivo Escuchadoras de voces, queremos contribuir a la prevención del suicidio a través la sinergia con otros, estableciendo lazos y contribuyendo a crear una conversación social en torno a este tema, en línea con las recomendaciones de la OMS. La primera acción para prevenir el suicidio es hablar de elloROMPAMOS EL SILENCIO, HABLEMOS DEL SUICIDIO.

Firma del Post:

  • Colectivo Escuchadoras de Voces del Foro Ágora Salud.
Síguenos y comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *