¿Qué nos pasa con la salud mental?

Acompaña al texto en el que se menciona una  nueva Estrategia de Salud Mental.

La OMS en   el año 2013, aprobó un plan de acción integral sobre salud mental para el período 2013-2020. En el marco del Plan, los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los que se encuentra España, se comprometían a adoptar medidas específicas para mejorar la salud mental y contribuir al logro de los objetivos mundiales.

El Plan de acción tenía el objetivo general de promover la salud mental, prevenir trastornos mentales, dispensar atención, mejorar la recuperación, promover los derechos humanos y reducir la mortalidad, morbilidad y discapacidad de personas con trastornos mentales. Haciendo particular hincapié en la protección y promoción de los derechos humanos, el fortalecimiento y fomento de la sociedad civil y el papel central de la atención comunitaria.

Liderazgo y Gobernanza

El Plan de acción proponía y solicitaba a los gobiernos, la adopción de medidas claras. Los Ministerios de Salud deberían asumir un papel de liderazgo y gobernanza.

Hace ya más de ocho años que no tenemos una hoja de ruta que desarrolle las necesidades de la población en el ámbito de la salud mental en nuestro país. Lejos queda la participación en los grupos de trabajo que se crearon en el Ministerio de Sanidad por el año 2013.

Hemos perdido salud mental durante la Pandemia.

En estos últimos años se ha acrecentado la desigualdad, existiendo en la actualidad diferencias significativas entre las distintas Comunidades Autónomas, tanto   en los procesos de atención, como  en la manera de   garantizar  los  derechos de las personas con problemas de salud mental y la aplicación de políticas de vivienda y medios de subsistencia.

La pandemia si cabe ha ensanchado la brecha que existe en salud mental, y ha puesto en el foco en la importancia de la promoción y la prevención, la necesidad de mejorar la atención, pero sobre todo la importancia que tiene la desigualdad en la perdida de la salud mental.

La ONU y la OMS resaltan la importancia de la desigualdad y la pobreza en la salud mental.

Sostiene la OMS desde hace años que no hay salud sin salud mental, que 1 de cada 4  personas desarrollará un problema de salud mental a lo largo de su vida, que la discapacidad asociada a los problemas de salud mental supera a cualquier otro problema de salud, que sin salud mental no hay progreso ni bienestar, que la salud mental está incluida en  la agenda de desarrollo sostenible para 2030, que se vulneran los derechos de las personas con problemas de salud mental  en todas partes del mundo, que el estigma hace que las personas no puedan desarrollar su potencial ni sean incluidas como un miembro más de la sociedad.

La Asamblea general de la ONU aprobó en el año 2006 la CDPD con el objetivo de defender y garantizar los derechos de las personas con cualquier tipo de discapacidad, (un 10% de la población general) incluida la discapacidad mental.

El  Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental de la ONU, en su último informe  de abril del año 2020, dice que promover la salud mental  aumentando el apoyo financiero a programas sostenibles y transversales que reduzcan la pobreza, las desigualdades, la discriminación por todos los motivos y la violencia en todos los entornos, de modo que se aborden eficazmente los principales determinantes de la salud mental.

Repetimos prejuicios del siglo XV

A pesar de todo esto, y sabiendo que 75 diputados del Congreso tienen o tendrán problemas de salud mental a lo largo de su vida, parece que la salud mental no se toma en serio. Basta lo visto en el Congreso recientemente, es motivo de burla o de risa.

Hace más de 600 años que el padre Jofre fundó en valencia el primer manicomio del mundo occidental y lo hizo para proteger a los enfermos y enfermas mentales del escarnio, las burlas y los malos tratos de los ciudadanosDeberíamos de reflexionar sobre qué nos pasa con la salud mental.

Necesitamos una nueva Estrategia de Salud Mental.

Recientemente, el presidente del Gobierno ha manifestado que el gobierno está  trabajando en el desarrollo de  una nueva Estrategia Nacional de salud mental.

Una estrategia va más allá de establecer una hoja de ruta, tiene que ver con la sensibilidad y el compromiso de toda la ciudadanía en prestar, de una vez por todas, la atención que merece a la salud mental, tomar en serio este asunto es una necesidad urgente que precisa de todas las personas que conformamos la sociedad, incluidos los diputados que mandan al médico a sus colegas.

Firma del Post:

  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
Síguenos y comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *